¡Qué dolor de espalda!

admin May 15, 2017 0
¡Qué dolor de espalda!

Redacción/CASA Magazine

La mayor parte de las personas padecen dolor de espalda en algún momento de su vida. La mala postura, mientras está sentado o de pie, pareciera ser la principal causa asociada con el dolor en la espalda. También puede tener consecuencias sobre su espalda el inclinarse de manera inapropiada o el levantar peso de forma incorrecta. Estas afecciones sobre su espalda pueden ocurrir cuando está en su casa; mientras trabaja; o cuando hace deportes.

Lo importante es que el dolor de espalda es un problema de salud muy frecuente. Habitualmente, no está causado por una enfermedad grave. En la mayor parte de los casos el dolor de espalda mejora al cabo de algunas semanas o meses, aunque algunas personas padecen dolor de larga duración o recurrente. “El dolor puede ser la manifestación clínica de cualquier disfunción de la columna”, indica el traumatólogo Ángel M. Hidalgo.

Hidalgo explica que existen dos grandes tipologías del dolor de espalda. El denominado “mecánico”, que empeora con los movimientos y mejora con el reposo. El otro tipo de padecimiento es el “inflamatorio”, que es continuo y puede empeorar con los movimientos. Pero, este segundo tipo del padecimiento, el inflamatorio, se incrementa cuando la persona que lo padece está en reposo, sobre todo por la noche”, subraya.

Cómo prevenirlo y atenderlo

El traumatólogo afirma que el dolor de espalda no se puede prevenir en sí mismo, aunque hay ciertos hábitos saludables que se asocian a una menor probabilidad de presentarlo. Uno de ellos es hacer ejercicio continuo y de intensidad moderada tres o cuatro veces a la semana.  “Los ejercicios que se aconsejan son, sobre todo, los aeróbicos. Es recomendable estar en buena forma física y tener un peso apropiado a la estatura y edad de cada uno”, comenta.

Además, indica que los fumadores tienen más posibilidades de tener dolor de espalda. El doctor Hidalgo manifiesta que, cuando se empieza a notar, es importante observar las características del dolor. “Si es leve, cede con el reposo y lleva poco tiempo de duración, no es necesario acudir al médico. Basta con medidas locales como el calor, seco o húmedo. También se puede usar algún analgésico como el acetaminofén o ibuprofen”, precisa.

En cambio, si el dolor dura más de una semana o de diez días es aconsejable visitar al galeno “que determinará la conveniencia de iniciar un tratamiento con antiinflamatorios, solicitar alguna prueba complementaria, o incluso una consulta con un especialista”, indica. Cuando el dolor ya es intenso y dificulta el desarrollo de la actividad laboral o deportiva, el doctor Hidalgo recomienda un reposo relativo.

Nuevos tratamientos

“Antes se recomendaba el permanecer en cama. Pero, en la actualidad se ha comprobado que el reposo absoluto produce un desacondicionamiento físico que, a medio plazo, es perjudicial para el paciente”, expone. Así, el traumatólogo detalla que en estos casos de dolor intenso es preciso utilizar medicación más potente y realizar estudios complementarios que sólo un médico puede prescribir.

Respecto a la conveniencia o no de recibir fisioterapia, explica que el fisioterapeuta “puede tratar la sintomatología relacionada con procesos benignos, pero también tiene que ser capaz de identificar aquellos otros que, por la intensidad, características e irradiación, se asocian con patologías más graves, que no van a mejorar con el tratamiento fisioterápico o que incluso pueden empeorar si se diagnostican tarde”.


Prevenir el padecimiento

  • El practicar ejercicios aeróbicos reduce las probabilidades de sufrir dolor de espalda.
  • Ejercicios recomendables son caminar, nadar y usar la bicicleta estática o elíptica.

Leave A Response »

You must be logged in to post a comment.

Find us on Facebook

Tweets