Poder femenino en Denver

admin September 12, 2014 Comments Off on Poder femenino en Denver
Poder femenino en Denver

Entrevistas con Kim Rivera, Diedra García y Lorena Cantarovici

Ellas son exitosas comandando grandes y pequeñas empresas radicadas en Denver. Tienen iniciativa y se han destacado en el arte de dirigir y motivar a otros. Sin embargo, las tres concluyen  que su mayor logro es el de ser madres. La mayor preocupación que tienen es encontrar el justo balance entre sus roles, el de madres y el de empresarias. Están conscientes de la importancia de hacer ejercicios y tener una dieta saludable. Pero, tienen gustos musicales y culinarios muy diferentes.

Por Jesús Sánchez-Meleán

Kim Rivera

“Hay que soñar en grande”

Conversamos con Kim Rivera, en el centro de Denver,  en lo alto del edificio de DaVita, compañía especializada en diálisis renales. Ella es vicepresidente del área legal de dicha corporación. Kim llegó allí luego de una larga carrera  como abogado litigante y de ser consejera legal en Clorox y Rockwell Automation. Kim alcanzó estas posiciones luego de obtener con honores su título universitario en Duke University, y un doctorado en leyes en Harvard. Su carrera ascendente en los Estados Unidos fue precedida por una serie de retos que vivió en su natal Paraguay y en Puerto Rico, donde vivió temporalmente. Ella superó todos los obstáculos, y triunfó en grande.

¿Qué clase de líder es Kim?

KIM RIVERA: Soy una líder auténtica. Me refiero a que soy la misma cuando estoy con mi familia, que con mis colegas. Los líderes auténticos están cómodos con ellos mismos y pueden transmitir esa transparencia a sus equipos de trabajo, trabajadores y a las comunidades. La gente puede identificar cuando los líderes son auténticos en su pasión por lo que hacen.

¿Crees que los líderes masculinos y femeninos se comportan diferente? 

KR: Sí lo creo. Ambos tienen la capacidad para ser líderes inspiradores. Pero usan esas capacidades en forma diferente. Hombres y mujeres se expresan en forma diferente; crean relaciones de trabajo diferentes. E insisto en las diferencias, porque ninguno de los dos es superior. Y es muy efectivo que unos y otros adopten características atribuidas al sexo opuesto cuando les toca dirigir. Lo importante es que al final hombres y mujeres aprendan a colaborar entre ellos. 

¿Cuál consideras tu mayor logro?

KR: El  hecho de que estoy en el trabajo que me gusta, que es el más importante de mi carrera profesional; y al mismo tiempo he podido atender a mi hija de dos años. No he tenido que renunciar a mi carrera profesional para poder ser madre.

¿Cuáles obstáculos superaste para tener éxito en la vida?

KR: La lista es larga. Nuestra familia es de origen muy humilde. Mi hermana y yo quedamos huérfanas a muy corta edad y debimos vivir sin un hogar definido pasando por la casa de diversos familiares. Antes de finalizar la secundaria yo había decidido que quería venirme para los Estados Unidos, pero no sabía cómo. Tampoco tenía los recursos para venirme. Ni el apoyo familiar para ayudarme a buscar una vía. Yo pienso que esos no eran obstáculos. Es que así es la vida.

¿Cuál es tu próximo objetivo?

KR: Ya estoy pensando lo que me gustaría hacer en 20 o 30 años a partir de esta fecha. Quisiera usar mi experiencia para ayudar a la comunidad. Todavía no sé cómo. Pudiera hacerlo desde el sector privado, con alguna fundación. O podría convertirme en motivadora. Mi intención es que las mujeres, en particular, puedan perseguir sus sueños sin ningún miedo. Y quizás el testimonio de otra mujer pueda ser de utilidad.

¿Qué hubieras hecho diferente si tuvieras la oportunidad de cambiarlo?

KR: Me gustaría haber disfrutado mi tiempo en la universidad para hacer amigos, departir con la gente. Disfrutar ese ambiente universitario del final de la adolescencia. En ese tiempo, yo  estaba muy concentrada en estudiar; en resolver mis problemas económicos; y criando a mi hermana menor.

¿Haces ejercicio?

KR: Sí. Trato de hacer ejercicio 5 días de la semana, por unos 30 minutos. En mi familia tenemos una historia larga de presión alta y cáncer. Por ese motivo cuido mi salud, haciendo ejercicio y teniendo una dieta saludable.

¿Cuál es tu comida favorita?

KR: El Pastelón, plato puertorriqueño, que se prepara con plátano. Y con más precisión el que prepara mi tía Lucy.

¿Cuál es tu música preferida?

KR: Se las digo en orden. La salsa, el merengue, y la bachata.

¿Y te gusta bailarlas?

KR: Sí, me encanta. No sé si con estilo o no. Pero lo disfruto. Cuando hablo de música y comida, me recuerdo de mi familia. Yo escogí quedarme aquí, pero extraño ese contacto familiar que solo podíamos vivir allá.

¿Cuál es tu mensaje final para las  jóvenes hispanas que están la búsqueda de un futuro mejor?

KR: En la vida hay que buscar ayuda, pedir ayuda, y dar ayuda. Yo estoy aquí porque conseguí a alguien que me orientó para llegar aquí. La tía de una amiga me orientó sobre todas las opciones y me explicó los pasos. Me llevó de la mano y me estimuló. Ella me abrió una ventana al mundo. Y es importante escuchar consejos, debido a que muchas veces, nos ponemos limitaciones. Y ese consejero nos puede demostrar que lo que soñamos sí es posible de realizar. Sólo debemos descubrir cómo. Si de algo me arrepiento en la vida es no haber soñado cosas más grandes.

“En la vida hay que buscar ayuda, pedir ayuda, y dar ayuda”. Kim Rivera

“Estoy feliz por mis logros, pero ahora pienso que debí haber soñado cosas más grandes”. Kim Rivera.

 

diedra_webDiedra García

“Un líder debe ser íntegro”

Diedra García se ha destacado como empresaria y líder comunitaria al mismo tiempo. Fue escogida entre muchos aspirantes para ser la presidenta de la Hispanic Chamber of Commerce of Metro Denver, la segunda cámara con mayor número de afiliados en Colorado. Por más de 15 años, ella estuvo al frente de su empresa familiar en el ramo de la construcción. “Soy innovadora. Me gusta romper esquemas y por eso pude desempeñarme en un sector reservado para los hombres”, dijo Diedra.

“Me comporto con integridad porque es la única manera de lograr que la gente que dirijo mantenga su confianza en mí”, comenta Diedra. Pero su éxito no ha estado exento de obstáculos. “Me tocó ser madre y al mismo tiempo, estar al frente de la empresa y estar envuelta en la comunidad. Debía llevar a mis hijas al colegio y  acompañarlas a sus competencias deportivas; pero también tenía largas  jornada de trabajo y participaba en actividades gremiales”, nos dijo.

Diedra piensa que tuvo éxito al criar a sus hijas. “Mi hijas son inteligentes, responsables, e independientes. Han trabajado desde los 14 años. Entendieron el valor de la educación y ya se graduaron”. Y agregó, “Yo en cambio, me casé a los 21 años. Me gradué después de haber tenido a mis hijas”.  En tono reflexivo, Diedra confesó que “si pudiera devolver el tiempo, hubiese culminado la universidad mucho más pronto. Además, hubiese deseado tener menos ocupaciones profesionales para poder tener más hijos. Me gustan las familias numerosas.”

 “Con  una dosis de planificación, visión, y trabajo duro, cada quien puede conseguir lo que se proponga”.  Diedra García

 

lorena_webLorena Cantarovici

“Hay que prepararse para el cambio”

Lorena Cantarovici fundó su empresa. “En el 2005, instalé una ‘casa de empanadas’, al estilo Buenos Aires, en Lakewood.  Y desde abril del 2014, tengo un café, donde también vendo las empanadas argentinas y muchos otros platillos”. Ella explica cómo su vida ha cambiado. “Antes lidiaba con tres personas. Ahora tengo quince empleados, y debo supervisar la producción y la actividad comercial y hasta las finanzas. Sigo aprendiendo y preparándome para la situación que vivo.  Debo estar lista para tomar las decisiones correctas”, dijo.

Lorena nos explica su filosofía de vida. “Para mí un logro es aquello que me genera una sonrisa. Te doy ejemplos. Mi primer ascenso, por el que llevé más dinero para ayudar en mi casa. El haber encontrado el amor de mi vida, aquí en EE. UU. El haber comenzado mi negocio con muy poco dinero. El tener mis bellos hijos”. Ella explica que “he aprendido que el tiempo es el activo más importante  que tengo y debo administrarlo muy bien. Debo atender este nuevo bebé, que es el restaurant, y tener tiempo para cuidar los bebés que tengo en casa”. Lorena también dedica tiempo a hacer ejercicio; es aficionada a montar bicicleta. “No lo hago por diversión, sino por ser bueno para la salud, pero es divertido” confesó.

Pero, Lorena no es la única que se ejercita, Diedra García, indicó que ella practica ‘hiking’, o caminatas de montaña, una vez por semana, y cuando tiene tiempo, va al gimnasio. En lo que no coincide Kim, Lorena y Diedra es en el gusto culinario y musical. A Lorena le gusta la música flamenca y la gastronomía española. Mientras, a Kim le gusta la música tropical (salsa, merengue y bachata) y la comida puertorriqueña. Diedra por su parte disfruta comiendo burritos de carne deshebrada y escuchando y bailando “old school”, o hip hop de los 70 y 80.  Pero nuestras tres entrevistadas, tres mujeres líderes en Denver, sí coincidieron en lo valioso que es el soñar en grande, ser sabias con el uso del tiempo y la importancia del rol de madre”.

“Las mujeres latinas deben saber que se puede tener éxito en este país”.  Lorena Cantarovici

Read this Article in English »

Comments are closed.

Find us on Facebook

Tweets