Pasión por los lowriders

admin August 7, 2017 0
Pasión por los lowriders

El arte de los lowriders y los modelos clásicos 

Redacción/CASA Magazine

Felipe Hernández y sus compañeros del Suave Car Club tienen muchas cosas en común con el artista gráfico Alex Carmona. Todos ellos nacieron y residen en as cercanías de Greeley, Colorado. Allí no queda todo. Estos residentes del norte de Colorado son todos amantes de los automóviles.

Los integrantes del Suave Car Club convierten sus modelos clásicos en lowriders. Al modificar estos vehículos, ellos están creando verdaderas piezas de arte. Mientras, Carmona produce fabulosos grabados artísticos inspirado en los automóviles de modelos clásicos. Conozca cómo se expresan estas dos pasiones por los automóviles.

Felipe Hernández, es el orgulloso actual presidente y fundador del Suave Car Club. “Nosotros formamos este club hace 26 años. Comenzamos mi familia y yo en Miliken, al norte de Colorado. Luego fuimos creciendo hasta tener unos veinte afiliados. Y al cabo de los años, seguimos fuertes. En la actualidad, el club posee 16 integrantes”, nos contó Hernández en la exposición que el Suave Car Club efectuó en el Westminster Latino Festival 2017.

Hernández se toma muy en serio su liderazgo en esta organización. “Nos reunimos cada mes. De esa forma analizamos nuestra participación en diferentes eventos a los que nos invitan para mostrar nuestros carros”, dijo. Este club no solo asiste a ferias comunitarias. Sus integrantes también se van de “cruising” por las zonas donde residen. “Tenemos todo el año planificado. Estaremos ocupados la mayoría de los fines de semana hasta mediados del 2018”, afirmó.

Requisitos de un lowrider

Hernández explica que la condición para pertenecer al club es el poseer un automóvil que reúna los requisitos de un lowrider. “Todos tenemos vehículos que usan llantas de 13 o 14 pulgadas. A nuestros carros se les ha instalado un sistema hidráulico especial para hacer que suban y bajen”, dijo Hernández. Y continuó, “la pintura especial, los detalles en la carrocería, y la tapicería son otros aspectos a los que también les prestamos mucha atención”.

Hernández se refiere a estas condiciones en forma muy natural. Él da por descontado que todos conocemos la importancia de cuidar esos detalles. En realidad, el dirigente del club está describiendo las características que convierten a los lowriders en verdaderas obras de arte. Hernández y sus compañeros han invertido miles de dólares para convertir sus automóviles de modelos clásicos en obras originales y su meta es lucirlos en un ambiente familiar.

Proyecto personal

Hernández se tomó un largo tiempo en convertir su Buick Regal 1976 en un verdadero lowrider. “Este fue un proyecto de cinco años”, confesó. Hernández comenzó por instalarle un nuevo sistema hidráulico. “El automóvil también trabaja con varias baterías adicionales, que al estar bien cargadas hacen que el carro brinque”, dijo. Después, le tocó a Hernández lidiar con el motor y encargarse de la tapicería. “El interior de mi Buick es ‘old school’. Es el modelo que se usaba en los años 50”, indicó.

La pintura del Buick de Hernández es muy original. “Yo soy fanático de la película ‘Clash of The Titans’ y por ese motivo decidí que sus personajes debían formar parte de mi carro”. En la parte delantera de su Buick está impresa la imagen de los dos hermanos, Perseus y Hades, que representan el bien y el mal, respectivamente. Mientras, en la parte trasera, en la cajuela, Hernández mandó a estampar, en múltiples colores, la figura de la “Medusa”, la villana más peligrosa del film.


Sigue la tradición

Hernández ha logrado transmitirle a sus seis hijos el amor por el arte de los lowriders. “Tres de mis cinco hijas ya tiene sus lowriders. Y mi hijo también ha logrado preparar su espectacular Chevy Impala 1964″, dijo el orgulloso padre. Felipe Jr. nos mostró su modelo clásico color verde metalizado con tapicería original de vinil blanco y detalles en color verde. “Desde que tengo uso de razón estoy acompañando a mi padre a estas exposiciones. Los lowriders forman parte de mi vida”, nos dijo Felipe Jr.


Son diez y seis

Los diez y seis integrantes del Suave Car Club poseen verdaderas joyas clásicas y están muy orgullosos de mostrarlas al público. Dentro de ese grupo destacan los dos Monte Carlo 1979 que posee José Carrillo y Robert Espindola, respectivamente. El de Carrillo es dorado con tapicería de vinil; mientras el de Espindola tiene una tonalidad cercana al marrón “brandy”. Por otra parte, Johnny Carrillo posee un Chevy Impala 1964. Este tiene color naranja con tapicería de vinil.


Creando obras originales

El artista Alex Carmona nació y creció en Greeley, y actualmente sigue viviendo en los alrededores de su ciudad natal. Carmona no conoce a ninguno de los integrantes del Suave Car Club, aunque tiene mucho en común con ellos. “Nunca me llevaron a ver una exhibición de lowriders. Pero; a mí me atraía el conocer todo sobre los automóviles viejitos. Esos que se llaman clásicos. Yo buscaba libros, revistas, o programas de televisión para aprender sobre ellos y los dibujaba”, recordó Carmona.

Este joven de 30 años tiene una orientación innata hacia el dibujo. “Desde los 4 años estoy pintando. Me ejercito día a día en ese oficio, desde muy pequeño”, dijo. Y continuó, “mi fuente de inspiración para dibujar siempre han sido los automóviles. Yo me intereso en pintar esos vehículos que la gente compra para arreglarlos y hacerlos funcionar nuevamente. Los carros viejitos siempre me han fascinado”.

Modo de vida

Carmona ha desarrollado su modo de vida creando obras basadas en la cultura automovilística. Él puede describirse como un grabadista. “Creo el dibujo con lápiz o tinta. Luego lo esculpo sobre un pedazo de madera. El siguiente paso que doy es estampar esa obra sobre papel vegetal que traigo desde Japón”, relató el artista. La técnica de Carmona es originaria de Japón y todavía la emplean algunos artistas en el oriente y en México.

“Visité Japón. He aprendido mucho de los artistas japoneses y he incorporado ese nuevo conocimiento en mis creaciones. También he aprendido sobre los valores que cultivan la sociedad japonesa. Ellos valoran la familia y son respetuosos de todas las personas”, dijo Carmona. Ahora el artista tiene como meta el visitar México. “Quiero visitar Ciudad de México. Quiero conocer sobre la cultura de mis padres. Y en particular me interesa conocer artistas que están usando la técnica tradicional del grabado”, afirmó.


English Version

                     

Leave A Response »

You must be logged in to post a comment.

Find us on Facebook

Tweets