Mi hijo no aprende, ¿será por la vista?

admin October 7, 2015 Comments Off on Mi hijo no aprende, ¿será por la vista?
Mi hijo no aprende, ¿será por la vista?

Los niños con problemas visuales no detectados pueden tener un bajo rendimiento escolar y el uso abusivo de los dispositivos electrónicos es uno de los factores que fomentan este problema, advierten algunos optometristas, que aconsejan a los padres cómo cuidar la vista de sus hijos en época de clase.

Redacción/CASA Magazine

¿Malas notas, exámenes desastrosos, dificultades con las tareas? Los problemas de estudio de muchos niños no obedecen a la pereza, el desgano o la falta de interés, motivación o capacidad, como dan por sentado algunos padres, sino que en muchos casos se deben a deficiencias en los ojos que pueden prevenirse y subsanarse.

“Los niños con problemas visuales sin detectar pueden sufrir un bajo rendimiento escolar e incluso demostrar pocas habilidades deportivas o manuales. Sin embargo, el 52 por ciento de los padres desconocen que los problemas de aprendizaje pueden deberse  a sus dificultades visuales”, según indica Laura de Yñigo, optometrista.

Visitas periódicas

“En ocasiones, los chequeos rápidos resultan útiles, pero no deben sustituir el análisis visual completo, que debe realizarse de forma preventiva”, señala la experta. “Los problemas visuales son la causa del 30 por ciento del fracaso escolar, porque unos ojos ‘mal equipados’ pueden producir una falta de atención y un retraso en el rendimiento escolar de los niños”, señala De Yñigo.

De Yñigo aconseja que las revisiones visuales periódicas se inicien al menos a los 3 años de edad o cuando se presenten señales que indiquen una posible disfunción visual. No importa tanto la edad del niño, ya que durante la infancia, e incluso la adolescencia, se pueden producir cambios en la visión muy rápidamente, por lo que es adecuado visitar al optometrista cada 12 meses.

Para estar pendientes

Los padres deben prestar atención y detectar si sus hijos se acercan demasiado a los libros cuando leen o a la pantalla cuando ven la televisión. También deben observar si los niños o adolescentes entrecierran, o guiñan, los ojos al mirar. Es común que los niños con problemas visuales, fuercen el cuello o inclinen la cabeza cuando leen o hacen los deberes.

De Yñigo también recomienda que hay que estar pendientes de si los pequeños se distraen continuamente cuando leen o de si tienen una compresión muy baja de lo que han leído. “Los oftalmólogos son los que pueden dar un diagnóstico más exacto de la visión del niño y determinarán las correcciones necesarias”, explica De Yñigo.

 

El padecimiento

Los problemas visuales más frecuentes en la infancia y la adolescencia que, si no se detectan y corrigen a tiempo, pueden provocar dificultades en el aprendizaje escolar, son los siguientes:

Ametropías no detectadas

  • Hipermetropía
  • Astigmatismo
  • Miopía

Disfunciones binoculares

  • Ambliopía
  • Estrabismo

 

Los síntomas

Estas son algunas limitaciones relacionadas con el aprendizaje originadas en problemas de la vista.

  • Inconvenientes con la lectura y la comprensión
  • Dificultad a la hora de estudiar y de realizar ejercicios
  • Cambio en el orden de las letras y los números
  • Imposibilidad de ver la pizarra

Comments are closed.

Find us on Facebook

Tweets