Meghan Markle: La nueva princesa del pueblo

admin May 14, 2018 0
Meghan Markle: La nueva princesa del pueblo

DE HOLLYWOOD AL PALACIO DE BUCKINGHAM

Redacción/CASA Magazine

Meghan Markle, la futura esposa del Príncipe Harry, es estadounidense y desarrolló una carrera como actriz. Ella está acostumbrada a las cámaras y a las fotos, no solo por formar parte de la élite del mundo del espectáculo. Esta joven usó su notoriedad como artista para dar a apoyo a causas benéficas y en específico ella se enlisto en promover el papel de mujeres en la sociedad.

Creció en Los Ángeles

Esta actriz estadounidense, de 36 años de edad, nació el 4 de agosto de 1981 y creció en Los Ángeles, California. Su madre es afroamericana y su padre es angloamericano. Estudió en un colegio católico y se graduó como comunicadora en la Universidad del Noroeste, en Illinois, en 2003. Poco tiempo antes de haberse graduado había comenzado su carrera en actuación. Hizo el debut en pantalla en un episodio del drama médico Hospital General en 2002.

Comenzó a aparecer en películas de Hollywood como Get Him To The Greek (Misión Rockstar), Remember Me (Recuérdame) y Horrible Bosses (Quiero matar a mi jefe). Ha aparecido en la serie de ciencia ficción Fringe, en la que interpreta a la agente especial del FBI Amy Jessup. Meghan se hizo popular por su papel como Rachel Zane en el drama de televisión Suits. Estuvo casada por siete años con el productor Trevor Engelson.

Otra princesa norteamericana

La californiana es la segunda mujer estadounidense que se casará con un miembro de la realeza anglosajona. Antes que ella, la primera, fue la antigua Duquesa de Windsor. Su nombre era Wallis Simpson y, al igual que Markle, también se había divorciado, pero en su caso en dos ocasiones antes del enlace.

En el caso de Wallis fue en 1936 cuando el rey Eduardo VIII de Inglaterra le propuso matrimonio. Sin embargo, el monarca se vio obligado a abdicar por la crisis institucional provocada en aquellos años, debida a plantear un enlace con una mujer con dos ex maridos vivos. Según la publicación del diario español ABC, Simpson no era del agrado de los padres del Rey Eduardo, especialmente, de la reina consorte María de Teck, a diferencia de Meghan que ya ha recibido el beneplácito de Isabel II e, incluso, ha pasado con ella el día de la madre, que en Inglaterra se celebró el pasado día 11 de marzo.

La antigua Duquesa de Windsor tampoco fue bien vista por los ciudadanos británicos, ni sentía especial interés por ellos. Mientras, la futura esposa del Príncipe Harry ya goza de simpatías. Según la firma internacional de investigación de mercados y análisis de datos YouGov, tiene un índice de aceptación entre los súbditos de la corona de un 49 por ciento.

Feminismo y modernidad

La futura “royal” no es solamente una actriz, sino que, desde muy joven, con 11 años, ya reivindicaba los derechos por la igualdad de género. La joven escribió a la entonces primera dama de Estados Unidos, Hillary Clinton, para que supiera que una marca de detergentes daba a entender en su eslogan que las mujeres deberían estar fregando y eso le parecía muy sexista. Finalmente, la marca cambió su publicidad para que no fuera así.

Además, Megan es embajadora de la organización “World Vision”, al igual que lo fue la Princesa Diana. Siguiendo esta línea, en 2015 dio un discurso en la ONU por el Día de la Mujer, en el que afirmaba sentirse orgullosa de ser mujer y feminista. La ex artista afirmaba también: “Mi vida oscila entre campamentos de refugiados y alfombras rojas, pero elijo ambos mundos porque pueden coexistir y, para mí, deben hacerlo”.

Megan visitó Ruanda, país con mayor porcentaje de mujeres en su parlamento. Cuando formaba parte del personal del Banco Mundial y del equipo de la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, ella se reunió con las tropas norteamericanas. Su carácter altruista   quedó en evidencia al notificar que no quiere regalos y eligió siete organizaciones benéficas para que los invitados a su boda donen sus presentes.

Su papel real

Meghan y el Príncipe Harry podrían jugar un papel crucial en el cambio de la monarquía británica. Harry y Meghan pasarán gran parte del tiempo que deben usar en funciones reales representando a la monarquía en el Commonwealth, especialmente en África. Y Meghan es la persona ideal para esa tarea. Viene de hogar multirracial y su activismo en causas sociales le permite ser la compañera comprometida que necesita Harry.

Leave A Response »

You must be logged in to post a comment.

Find us on Facebook

Tweets