Llega Addyi: Para recobrar el deseo sexual femenino

admin September 10, 2015 Comments Off on Llega Addyi: Para recobrar el deseo sexual femenino
Llega Addyi: Para recobrar el deseo sexual femenino

En octubre sale la «píldora rosa»

Redacción/CASA Magazine

La “Viagra” para mujeres, que representa un hito en el área médica, tiene detractores.

La Administración de Fármacos y Alimentos de EE.UU. (FDA) autorizó la comercialización de la flibanserina, un fármaco para corregir la falta de deseo sexual de las mujeres. Esta  aprobación llega tras décadas de investigación para conseguir una viagra para las mujeres. Terry O’Neill, de la Organización Nacional para las Mujeres (NOW) celebró la decisión y afirmó que “las mujeres -no menos que los hombres- merecen tener experiencias sexuales satisfactorias y relaciones íntimas gratificantes”, indicó.

La viagra masculina –aprobada por la FDA en 1998– incrementa el flujo sanguíneo en la región genital. Mientras, esta “Viagra femenina” modifica tres sustancias químicas claves para el cerebro, aumentando la dopamina y la norepinefrina y disminuyendo la serotonina, lo que hace incrementar la libido en las mujeres y su deseo sexual. El medicamento será  administrado diariamente a mujeres pre-menopáusicas que sufran un desorden de anorexia sexual, o pérdida repentina de cualquier deseo de practicar sexo.

Según ha anunciado Sprout  Pharmaceuticals, la compañía comercializadora, el nuevo fármaco saldrá al mercado el próximo 17 de octubre con el nombre de Addyi. Las estadísticas indican que la «píldora rosa» ayudará a un diez por ciento de la población femenina de Norteamérica; pero el fármaco está contraindicado para mujeres con problemas de depresión, estrés, u otros problemas médicos o psicológicos.

Las objeciones

Algunas voces en la comunidad médica también han alertado sobre los posibles efectos secundarios. Leonore Tiefer, de la Universidad de Nueva York, asegura  que la flibanserina  puede generar desmayos y disminuir la presión arterial, riesgos que aumentan con el consumo de alcohol y con el uso de otros medicamentos que interfieren con la descomposición la flibanserina en el organismo.

Por otro lado, la profesora de farmacología de la Universidad de Georgetown, Adriane Fugh-Berman, afirma que no hay pruebas de que el desorden sexual hipoactivo sea una condición médica. “El desorden de deseo sexual es un típico ejemplo de un problema que fue patrocinado por la industria para preparar el mercado para un tratamiento específico…han inventado una enfermedad para vender libido”, remarcó la doctora.

Comments are closed.

Find us on Facebook

Tweets