La simpatía cubana de Lili Estefan

admin February 12, 2015 Comments Off on La simpatía cubana de Lili Estefan
La simpatía cubana de Lili Estefan
Redacción/CASA Magazine

Lili Estefan, “La Flaca” de Univisión, nos mostró su simpatía y autenticidad. Conversamos con ella sobre sus roles como madre, esposa y conductora de televisión. “Yo he trabajado mucho,  pero también he disfrutado de mis hijos… y sigo enamorada de mi esposo”, nos dijo. Lili, quien se ha ganado el corazón de la comunidad hispana en los Estados Unidos, guarda recuerdos felices de su vida en Cuba. “A pesar de todas las dificultades, recuerdo ese tiempo con cariño”, dijo.

Tiempo de añoranza

¿Qué recuerdas de tus años en Cuba?

Lili Estefan: Hasta los 13 años viví allá. Allá nací y me formé. Y alcancé el tamaño que tengo ahora. Pasé una niñez muy linda, a pesar de todas las dificultadas. Recuerdo ese tiempo con cariño. Y lo comparto con mis hijos, quienes me dicen, ‘si, ya sabemos que no tenían teléfono allá’. Pero, no se los cuento para que tengan resentimiento, sino para que entiendan otra forma de vida.

¿Qué lugares de Cuba quisieras visitar si pudieras hacerlo?

LE: Me encantaría regresar a Santiago de Cuba, mi ciudad natal. Yo vivía en la Carretera Siboney, frente al Zoológico. Me gustaría volver a estar bajo la sombra del árbol de almendros, al que iba todas las tardes, con mis amigas Soledad y Karina. Quisiera volver a ver mi casa, el lugar donde crecí. Y visitar el Parque Céspedes y la Carretera del Morro.

¿Qué tanto de cubana tienes en el día a día?

LE: Yo no pierdo mi sabor cubano. Varias veces a la semana, me levanto a las 5:30 de la mañana a prepararle un café cubano, con espumita, a Lorenzo, mi hijo. A él le encanta porque “le da energía”, me dice. Él hoy se lo preparó con leche condensada, porque no tenía la evaporada. 

 ¿Cuál es el plato cubano que mejor cocinas?

LE: Yo no sé cocinar. Soy mala en eso. Sólo preparo el bistec de palomilla, con  cebolla, aceite de oliva y limón. También me gusta hacer  los merenguitos, que son con clara de huevo y azúcar. Me los ensenó a preparar una amiga.  

Como madre

¿Qué tipo de madre no quieres ser?

LE: Una que no se dé cuenta de los cambios que están ocurriendo y que no se adapte a ellos. No quiero ser yo quien les diga a mis hijos lo que tienen que hacer; les toca a ellos tropezarse, y levantarse.

¿Qué tipo de madre eres?

LE: Soy una madre que tiene confianza en sus hijos. Mi padre me decía: confió en ti, y yo confio en mis hijos. No quiero obligarlos a nada. Quiero que ellos sean las personas que quieran ser. Los quiero aceptar como ellos son. Soy una madre que ha estado con ellos. Yo he trabajado fuerte, pero he gozado a mis niños.

¿Cuál es el principal valor que le enseñas a tu hija?

LE: A Lina, mi hija, que está próxima a tener su confirmación, la he motivado para que conozca la religión católica. Mi intención es que tenga fe. Que aprenda a rezar. Que se visualice haciendo cosas buenas. Que sea agradecida. Y que sepa perdonar. Que no se tomen nada a título personal. Quiero que Lina y Lorenzo aprendan a ser felices.

Vivir en pareja

¿Qué tienes que aprender de Lorenzo, tu esposo?

LE: A ser puntual. Menos complicada y menos dramática. Me gustaría el poder establecer el tipo de “bonding” que tiene Lorenzo con sus amigos; que pueden reunirse a ver un juego de fútbol, o a conversar, sin problema.

¿Cuál ha sido la clave para el éxito de la relación de pareja?

LE: Cuando yo grito, Lorenzo se queda callado. Lo mismo hago yo cuando él es quien está disgustado. El secreto es que uno de los dos debe mantener la calma. Hemos mantenido la admiración del uno por el otro. El habla de mí con orgullo. Y yo lo admiro y lo respeto. Es el hombre más inteligente que he conocido. 

¿Cuáles son los condimentos que le pones a tu relación de pareja?

LE: Tengo un secreto particular. Yo hice la primera comunión y la confirmación, cuando tenía 25 años, poco antes de casarme. Y mi guía espiritual me dijo, “no pierdas el pudor. Nunca lo pierdas”. Yo he seguido ese postulado. Y puedo decirte que me ha dado buenos resultados. 

¿Cuál es la mayor exigencia que le haces a tu pareja?

LE: No soy una mujer exigente. Son incapaz de poner una condición a mi esposo. Me ha dejado ser lo que soy y yo lo he dejado a él ser como es. Es la condición para crecer juntos. Sin condicionamientos para que nuestra relación fluyera.

Compañeros de peso

¿En lo estrictamente laboral, cómo nos describes a Don Francisco?

LE: Don Francisco es un hombre de detalles. Todavía tiene muchos para mí. Trabajé con él 12 años y medio. Me trata como su hija. Es intenso con el trabajo. Con toda la edad que tiene es imposible seguirlo, se mantiene bien y actualizado. Pero, de alguna manera mantiene cierta inseguridad. Cada año él me dice, “ahora sí van a cancelar el programa”. Pero, eso es sólo una manera para estar siempre conectado al trabajo, innovando. Es además un hombre callado y reservado con quien no conoce. Pero, al encender la cámara es otro, el que conocemos.

¿Qué tan diferente es tu actual compañero, Raúl de Molina?

LE: Se parecen mucho ellos dos. Raúl también es intenso y concentrado en el trabajo. No se desconecta con el trabajo. Me llama a cada rato. También es tímido. Y también es algo inseguro; pero, veo que con el tiempo está disfrutando mucho más lo que hace. El Gordo convierte una pequeña noticia en una gran exclusiva, conoce bien su trabajo.

¿Quién tiene mejor sentido del humor?

LE: Don Francisco es cuidadoso. Maneja el humor de la calle, se conecta con la gente. Mientras, Raúl, tiene salidas inesperadas. Con frecuencia se mete en problemas cuando dice lo primero que se le ocurre. Pero, eso no quiere decir que quiero que cambie. No, para nada. Él es como es y esa es su esencia.

¿Quién baila mejor?

LE: Don Francisco baila muy bien; tiene gran oído musical. Mientras, Raúl, es sordo musicalmente. No baila.

 

Sobre tu tío Emilio

“Es un genio. Un cerebro ‘Trimotor’. Un visionario, que vive 10 años adelantado a su época”.

 

Sobre Don Francisco y Raúl de Molina

“A los dos los adoro. Están en la lista de los hombres que más admiro en la vida”.

 

De su puño y letra

Amigos de Colorado,

Yo encuentro inspiración teniendo los pies en el suelo, pero la vista puesta en el cielo. Para mí el secreto de la felicidad no es tener más, es necesitar menos. 

Algunos creen que el triunfo se debe a la buena suerte, pero yo encuentro que mientras más trabajo y me esfuerzo, más suerte tengo.

Mantener una actitud positiva es muy importante para mí. Yo creo en el poder del pensamiento. Y  puedo asegurar que lo que crees es lo que creas.

Su amiga,

Lili Estefan

 

English Version »

Comments are closed.

Find us on Facebook

Tweets