La injusticia de Enma

admin December 5, 2017 0
La injusticia de Enma

Erase una aldeanita llamada Enma, muy hábil con la rueca. El finísimo hilo que tejía, solía tenderlo al sol para que se blanqueara.

En la casa de al lado vivía una amiguita suya que a veces le ayudaba a devanar el hilo. Pero un día, Enma observó que la madeja colgada había desaparecido y se dijo:

-Tiene que ser cosa de Julia. Iré a su casa y me oirá. Usó de tan malos modos, acusando a su amiga de ladrona, que ésta se sintió realmente dolida.

Enma no volvió a dirigir la palabra a su amiga.

Pasaron varias semanas y el anciano sacerdote fue a dar una vuelta por el campanario, donde tenía su nido las cigüeñas. Asombrado, descubrió un hilo finísimo envolviendo el nido y recordó lo que oyera contar de Enma.

Tan pronto supo la joven lo ocurrido, corrió a casa de Julia a pedirle perdón por su injusta sospecha.

Leave A Response »

You must be logged in to post a comment.

Find us on Facebook

Tweets