Ismael Cala: “Un buen hijo de P…”

admin October 9, 2014 Comments Off on Ismael Cala: “Un buen hijo de P…”
Ismael Cala: “Un buen hijo de P…”
Por Jesús Sánchez Meleán

Como “Un buen hijo de P”, se define el periodista y conductor de televisión, Ismael Cala. Y así ha titulado su segundo libro que está por publicarse. “Pero esa letra ‘P’ es por la pasión, paciencia y perseverancia que me caracteriza”, nos dijo. Cala conduce el programa con más sintonía de CNN en español. Su primer libro “El Poder de Escuchar”, se ha convertido en un best-seller en América Latina y Estados Unidos;  sus artículos de opinión se publican en un buen número de periódicos de habla hispana. Pero, nos relata que le costó mucho superar un problema de autoestima. “Me sentía acomplejado por tener familiares con enfermedades mentales”. Ahora, Cala dedica parte de su tiempo para ayudar a los enfermos, y a sus familiares, a entender la naturaleza de estos padecimientos.

Un latino exitoso

¿Qué le recomiendas a los jóvenes hispanos para tener éxito en los Estado Unidos?

Ismael Cala: Creo que lo importante es mantener nuestra identidad como hispanos; el estar orgullosos de venir de donde venimos. Pero, debemos mirar hacia el futuro; no vivir añorando algo que dejamos atrás.  A mí me tocó el insertarme en el lugar que escogí; debí aprender nuevas costumbres, adaptarme y asimilarme.

¿A qué otras cosas te tuviste que acostumbrar?

IC: Me costó unos cuatro meses aprender a desenvolverme. Aprendí que en esta cultura no te puedes aparecer en la casa de la gente sin antes llamar y que es considerado como un acto de mala educación llamar a alguien después de las 7 de la noche. Una vez le toqué la mano a una chica del medio oriente que era mi compañera de estudios. Yo quería pedirle la goma para borrar. Y me dijo, ‘el único que me puede tocar a mí es mi marido’. Al momento me molestó esta reacción, pero luego entendí que ella viene de una cultura totalmente diferente. Hay que aprender a lidiar con la diversidad.

¿Qué harías tú diferente si te tocara emigrar de nuevo?                                      

IC: Darme cuenta más rápido de las diferencias culturales y de la necesidad de insertarme en el nuevo ambiente. Me costó unos cuatro meses aprender a desenvolverme. Creo que ese sentimiento de añoranza, por lo que había dejado, lo hubiese podido evitar, mirando al futuro. Yo me repetiría una y otra vez: ‘Lo mejor es lo que está por venir’.

Las “causas” de Cala             

¿Por qué razón has tomado la causa de las enfermedades mentales?

IC: Ésta es mi causa social principal. En mi programa, en mi  libro, y en mis conferencias, hablo abiertamente de las enfermedades mentales, y en particular de la esquizofrenia. Éste es el diagnóstico con el que vivió mi papá; con el que vive uno de mis dos hermanos; y el que posiblemente tuvo mi abuelo, quien se suicidó cuando yo tenía 4 años. Mi tía Aracely, hermana de mi padre, se suicidó teniendo yo 19 años. Este suicidio lo viví en carne propia porque yo tenía con ella una relación muy cercana.

¿Cómo te marcó la experiencia de tener familiares con problemas de salud mental?

IC: La gente es cruel. A mí me llamaban “el hijo del loco”, “de la familia de los ahorcados”. Así se referían a mi familia. Y a mí papá además, le faltó un brazo desde los ocho años; por eso  también lo llamaban “El manco”. Entonces, yo crecí con una autoestima muy frágil. Tenía problemas de identidad muy serios; me tomó mucho tiempo solidificar mi fuerza interior.

¿Cómo lograste sobrellevar esos sentimientos?

IC: Sentí siempre preocupación. Y eso me llevó a fortalecer mi mente. Pero, además recuerdo una sensación de impotencia. Porque cuando tú tienes seres queridos tan cercanos con esa enfermedad, tú  sabes que no puedes entrar en su mente. No puedes ayudarles a ver las cosas de otra manera. 

¿Hablabas del tema con tus amigos en Cuba?

IC: En Cuba, yo había hablado de este tema con algunas personas de mi confianza; no lo hablaba con todo el mundo. En mi tránsito por Canadá comencé a hablar más del tema. 

¿En qué medida cambió tu percepción desde que vives en los Estados Unidos?

IC: Desde hace unos 5 años, es cuando yo vengo a liberarme de esas cadenas mentales que a mí me aprisionaron por mucho tiempo y que me detenían para realizar muchos de mis sueños. Porque yo me sentía limitado. Vivía con el miedo, de heredar la esquizofrenia; o, algún tipo de enfermedad relacionada.

¿Qué estás haciendo tú en pro de los enfermos mentales?

IC: Me instruyo sobre el tema, para ser un activista que ayude a clarificar los mitos. Creo que la única manera de vencer el estigma de las enfermedades mentales es haciéndole entender a la gente que esas enfermedades están afectando a millones de personas. Se debe saber que estos padecimientos no son sólo mentales, como su nombre lo indica, sino que tienen una base fisiológica. Porque hay una descomposición en la química del cerebro. Están motivadas por un desbalance bioquímico en el cerebro.

¿Qué le recomiendas a los familiares de personas que tienen este padecimiento?

IC: Hay mucha gente que se avergüenza de decir que su hermana es bipolar; que su prima es esquizofrénica;  que su mamá sufre de depresiones severas. Uno tiene que hablar de eso, con la naturalidad que está hablando de una gripe. La gente debe informarse y aprender a  vivir lo mejor posible según la circunstancias.

Lo cotidiano

¿Qué le te gusta comer?

IC: Trato de comer saludable. El humus, la comida mediterránea, y la pasta me gustan mucho. Y disfruto la comida cubana que me prepara mi madre: los frijoles negros con arroz, el pollo a la plancha, y la ropa vieja.

¿Qué te gusta cocinar?

IC: Soy honesto. Yo no cocino. Me gustaría aprender.

¿Qué tipo de actividad física practicas?

IC: Tengo un entrenador que me obliga a trabajar fuerte. Intento ir al gimnasio cada día, salir a la calle a correr.

¿Cuál música prefieres?

IC: Tengo un CD de la cantante Snatam Kaur en mi carro. Es lo que escucho para relajarme. Pero, me gusta toda la música. Desde la clásica, pasando por Celin Dion, Carlos Vives y Gente de Zona.

¿Cómo está tu vida sentimental?

IC: Maravillosamente bien. Hace 4 años estoy felizmente enamorado. Este es mi record en relaciones sentimentales y va para largo. Pero, yo aprendí de una frase de José Martí, “hay cosas que para para lograr, han de andar ocultas”. Yo lo aplico muy bien para mi vida privada. El día en que mi vida privada comience a hacer titulares, ese día termino el único día que me corresponde. Quiero que mi mensaje sea el protagonista, no mi vida personal.

Story in English »

Comments are closed.

Find us on Facebook

Tweets