El precio de las cosas

admin August 7, 2017 0
El precio de las cosas

Marchaba por el monte un lobo de ojos como brasas, cuando tropezó con un perro gordinflón y sosegado.

-Muy grueso te veo, amigo; se ve que vives en grande.

-¡Ya lo creo! -repuso el perro-. En la casa donde vivo no me escatiman el pan ni los huesos.

-¡Vaya suerte la tuya! ¿No podrías llevarme contigo, buen amigo? Supongo que en esa casa no me faltaría alimento.

Iban caminando en amigable compañía, cuando de pronto observe el lobo que su compañero tenía el cuello pelado.

-Amigo, ¿qué le pasa a tu pescuezo?

-Esto se debe a la cadena con que me tienen sujeto por el día.

-Perdona, pero no voy contigo. Todo el pan del mundo no vale lo que mi libertad. Hasta más ver, amigo.

Leave A Response »

You must be logged in to post a comment.

Find us on Facebook

Tweets