Cabellos de Oro

admin October 9, 2014 Comments Off on Cabellos de Oro

Muy de mañana, a pesar de las protestas de su hermana, Cabellos de Oro salió de su casa. Recorrió la montaña y hallo un lago maravilloso, cuyas aguas transparentes invitaban a quedarse allí. Pero no se detuvo más que el tiempo justo para recoger dos pececitos y regresar a la carrera junto a su hermana.

Aquella noche dejaron los dos peces en el estanque y a la mañana siguiente, ¡oh, maravilla!, se habían multiplicado e iluminaban las aguas con su resplandor.

La malvada anciana estaba asombrada de que Cabellos de Oro hubiera vuelto sano y salvo de la montaña. Enfurecida, decidió perder a los niños como fuera y les hizo otra visita ocultando tras sonrisas su mala intención.

-Corazoncitos, vuestra estanque esta precioso. Ya lo tenéis todo, excepto el pájaro de la verdad, que se encuentra en la última sala del palacio de la montaña.

-Conseguiré ese pájaro –decidió Cabellos de Oro.

Comments are closed.

Find us on Facebook

Tweets